Mi sitio web

Si amas la música, visita mi sitio web. Toda mi música gratis para ti.
http://www.venusreyjr.com

jueves, 8 de marzo de 2012

No. 73 Desnudo Reclinado, de Modigliani. Erotismo de un artista maldito.

Título: Nudo Rosso
Autor: Amedeo Modigliani (italiano; n. 1884 – m. en 1920)
Fecha de creación: 1917
Material: óleo sobre tela
Lugar de residencia: colección privada
 
Nudo Rosso (Desnudo Rojo), conocido también como Nudo Sdraiato (Desnudo Recostado)

Estimados amigos:

Todos ustedes han escuchado alguna vez el término “artista maldito”. Eso de “maldito” empezó a decirse de algunos poetas franceses del XIX, aunque ya Lord Byron y algunos más, desde finales del XVIII, fueron considerados –a posteriori, claro está– como tales. El término se ha acomodado en el discurso de las artes; se ha inveterado hasta nuestros días a tal grado, que no sería descabellado, por inverosímil que parezca, ver a una “mujer totalmente palacio” empleándolo. En fin.



Modigliani era hijo de un italiano y de una francesa, ambos judíos sefaradíes. Como se estableció en París a principios de siglo, sus amigos lo llamaban “Modi”, hecho que, aunado a la tendencia fonética del francés de cargar el acento en la última sílaba, coincidía con el sonido de la palabra francesa “maudit”, es decir, “maldito”. Así las cosas, Modi era, simplemente, el “maldito”, apelativo que, en los contextos bohemios y artísticos, es un verdadero elogio.
 

Jeanne Hebuterne
Imaginemos a nuestro amigo Modi en una buhardilla de Montparnasse, rodeado de adictos y de hetairas. Un verdadero “womanizer”, pues hay que reconocer que el chico era agradable a la vista y que poseía un tremendo poder de seducción. Por cierto, esa palabra inglesa, “womanizer”, ¿no es una verdadera maravilla? Imposible traducirla al castellano. Uno podría pensar en “mujeriego”, pero por ahí no va la cosa. Modi no era un mujeriego, sino un “womanizer” (“imposible vivir sin él”, diría Jeanne Hebuterne, su mujer, quien se arrojó desde un quinto piso a los dos días de muerto Modi). Y este nada despreciable don lo supo plasmar, con singular maestría, en su obra. De hecho puedo decirles que en todo el siglo XX hubo dos grandes genios del erotismo plástico: uno es nuestro Modi, y el otro es Klimt (de acuerdo, podríamos agregar a Schiele).
 

JLo. ¿Es esto real?

El erotismo no puede ser intelectualizante, y por esta razón ni Modi ni Klimt suscribieron el cubismo ni ninguna otra vanguardia intelectual. La estética de Modi es poética, lírica, simple y lineal, terriblemente erótica. Sus desnudos atrapan al espectador y lo sumergen en las profundidades de la estética voluptuosa. [Por cierto, la gente insiste en entender por “voluptuoso” lo "despampanante", la "fémina llena de curvas", al estilo de Jeniffer Lopez, que, por supuesto, tiene lo suyo.]
 
Por desgracia, no faltaron en su tiempo (ni faltan ahora mismo) personas que no pudieron ver en estas obras más que una vulgar pornografía. Pero el problema no es de Modigliani.

El desnudo que ahora presento es una de sus obras más conocidas. Una delicia para la vista, un deleite para el espíritu. Ojalá ustedes la disfruten tanto como yo.

Un abrazo muy grande.

Venus Rex

No hay comentarios:

Publicar un comentario